NOSOTROS

Nuestra iglesia comenzó con la llegada del pastor Juan Carlos Chavarría con su esposa Vilma, y sus hijas Evelyn y Priscila a principios de Noviembre del 2006. La familia Chavarría venía procedente de la Iglesia Gran Comisión de La Ceiba, Honduras, en la cual sirvió por 14 años, 6 años como co-pastor de Dagoberto Irías.

Luego se sumaron otras familias hondureñas durante el 2007 y principios del 2008, familias de La Ceiba, Tegucigalpa y San Pedro Sula.

Nuestro deseo de estar sirviendo en Panamá es el de proclamar el evangelio de Jesús, la salvación integral del hombre por medio de la fe en el sacrificio de Jesús en la cruz.

Nuestro sueño es tener más iglesias en el área metropolitana de la ciudad de Panamá y sus alrededores y en cada ciudad del interior del país.

Somos parte de Gran Comisión Latinoamérica

Gran Comisión Latino América, es una asociación de iglesias, unidas por nuestra doctrina, valores centrales, historia y por común llamado a hacer discipulos de Jesucristo de todas las naciones. Somos 33 iglesias presentes en 9 paises, siendo estos: Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Venezuela.

Todavía nos falta plantar iglesias en Argentina, Brazil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Urugay, Puerto Rico, Republica Dominicana y Cuba.

Nuestra Historia como Movimiento

Nuestra historia comienza en Honduras alrededor del 1973, y en el presente nuestras oficinas principales están ubicadas en Miami, Florida. Tambien contamos con una oficina regional en San Pedro Sula, Honduras.

En 1973, un joven llamado Nelson Guerra entregó sinceramente su vida para servir a Cristo. Una carta enviada por una amiga fue lo que Dios usó para que Nelson pensara sobre la Vida Eterna. Desde el momento de su conversión, Nelson fue un valiente cristiano que audazmente hablaba a otros sobre Cristo, allá en Tegucigalpa, la capital de Honduras, donde residía en aquel entonces.

Muy poco tiempo después, asociándose con un misionero procedente de la Universidad Bíblica de la Florida, Nelson se involucró con otro pequeño grupo en San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras. Fué ahí cuando Nelson comprendió que el ministerio demandaba de él más estudio y capacitación, por lo que se mudó a los Estados Unidos para asistir a una universidad bíblica. Fue entonces cuando este joven estudiante conoció a los líderes del movimiento “Gran Comisión” de los Estados Unidos , quienes contribuyeron a cautivarlo con el mandamiento de Jesucristo de llevar el Evangelio a cada nación. En su corazón se dio cuenta de que Dios quería levantar a misioneros latinoamericanos, y que él debía ser uno de ellos.

Unos meses después de su graduación como Licenciado en Educación Bíblica, Nelson, quién recientemente se había casado con Lucy, regresó a Honduras en 1980. Ellos volvieron a unirse al grupo que Nelson había iniciado antes de viajar a estudiar, trayendo una perspectiva fresca por cumplir la Gran Comisión de Jesucristo en esta generación. Explicó que la iglesia era la principal responsable de proclamar el Evangelio, así como de desarrollar a sus líderes en carácter, doctrina y habilidades para el servicio cristiano. Adicionalmente, Nelson estimó que los latinos mismos serían los candidatos ideales a alcanzar sus conciudadanos así como al Mundo Hispano entero. Ellos ya sabrían el idioma, y tendrían más facilidad de adaptarse a otras culturas latinoamericanas.

Desde aquel entonces, hace ya 22 años, Dios ha usado a este grupo de cristianos unidos en propósito y dedicación, para alcanzar miles de latinoamericanos con el Evangelio de Jesucristo. Muy pronto estos cristianos hondureños se percataron de cuánto venían experimentando la abundante gracia de Dios. ¡Aquellos dos pequeños grupos en Tegucigalpa y San Pedro Sula fueron trasformados en sólidas iglesias que empezaron a alcanzar a otras ciudades en Honduras y Centroamérica!

En 1982 y los años subsiguientes de esa década, las iglesia de Tegucigalpa y San Pedro Sula promovieron el Evangelio en otras tres ciudades de Honduras. En 1985 la extensión llegó al vecino país de El Salvador. A mediados de 1988, Nelson, su familia, y unos 30 de sus discípulos, se mudaron de Tegucigalpa a San Pedro Sula para apoyar el crecimiento de esta iglesia. Simultáneamente, la iglesia de Tegucigalpa enviaba un equipo pionero de la obra en Valencia, Venezuela. Sólo un año después, la iglesia de San Pedro Sula hacía lo mismo al “abrir la brecha” para comenzar una iglesia en Guatemala. Este gran entusiasmo por plantar nuevas iglesias fuera de Honduras se prolongó al verano de 1993, cuando un pequeño viaje misionero de quince días originó una iglesia en San José, Costa Rica.

La historia de Gran Comisión Latino América es sin duda un testimonio emocionante del poder de Dios. Un poder que se muestra con el desarrollo de un pequeño grupo de estudio bíblico, que Dios ha convertido hoy en casi 7 mil asistentes a las reuniones generales de fin de semana, 3 mil miembros activos, 400 líderes de grupos en hogares, y 23 pastores ordenados. ¡Todos visualizando juntos cómo alcanzar más y más hispanos con el Evangelio! Hasta ahora, Dios ha usado a estos creyentes para multiplicar este movimiento en veintidós iglesias en seis países… Pero, con una creciente visión por alcanzar a todas las naciones con el Evangelio, todos estos líderes están confiando en Dios para “establecer una iglesia creciente en cada ciudad importante de América Latina para el año 2010?.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s